Comprendiendo el riesgo

El consumo de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Antes de entrar en el meollo de esta afirmación, hablemos sobre el riesgo.

¿Qué es el riesgo exactamente?

Es la posibilidad de que ocurra algo malo. Lo utilizamos todo el tiempo para tomar decisiones, aunque no siempre lo pensemos así. Así que decimos cosas como: ¿cuáles son las probabilidades? O si hago X, ¿qué probabilidad hay de que ocurra algo malo Y?

Woman on a swing over a gorge contemplating her risk

El riesgo es la posibilidad de que ocurra algo malo.

Tomemos el caso concreto, aunque no muy probable (a menos que le guste bailar al aire libre bajo una tormenta), de que le caiga un rayo. La probabilidad de que le caiga un rayo en su vida es de 1 entre       15,300. Esto significa que en 15,300 veces que se aventure a salir durante una tormenta eléctrica, una vez le caerá un rayo. No está mal. Las probabilidades de que no le caiga un rayo están a su favor. Si decide ponerse una armadura -a los rayos les encanta que lleve metal- mientras baila bajo una tormenta eléctrica, su riesgo aumentará.

Volvamos a la razón por la que está aquí.

¿Qué significa que el alcohol aumenta su riesgo de cáncer de mama?

No importa cuánto alcohol o qué tipo de alcohol beba; si ha nacido mujer, el alcohol aumenta su riesgo de cáncer de mama. Punto y aparte. No hay argumentos. Incluso si bebe pequeñas cantidades. Y aunque el riesgo no es enorme en pequeñas cantidades, aumenta cuanto más se bebe, y ese riesgo puede acumularse rápidamente. Esto se debe a que el riesgo de cáncer de mama derivado del alcohol aumenta aproximadamente en la misma cantidad por cada bebida.

La buena noticia sobre este tipo de relación entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama es que cuando reduce su consumo de alcohol, está disminuyendo su riesgo considerablemente.

¿Cuál es exactamente el riesgo?

Muchos estudios han analizado el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer de mama; de modo que sabemos, basándonos en los datos, que el riesgo aumenta aproximadamente un 14 % por cada bebida alcohólica al día.

Este riesgo del 14 % se basa en el consumo de una bebida alcohólica al día (7 a la semana) a lo largo del tiempo, es decir, en un consumo regular.

Si usted toma 7 bebidas en una semana, pero luego no bebe durante los dos meses siguientes, su riesgo sería menor que el de alguien que toma 7 bebidas cada semana. Esto también significa que, si se limita a tomar un trago menos en su reunión habitual de los viernes por la noche, estaría reduciendo su riesgo en un 2 %.

Una bebida al día aumenta el riesgo de cáncer de mama en un 14 % aproximadamente.

Una bebida al día aumenta su riesgo de cáncer de mama en un 14 % aproximadamente.

Young woman with scar from breast surgery

¿Qué significa ese aumento del 14 %?

Las mujeres de todo el mundo corren el riesgo de desarrollar cáncer de mama. En el caso de las bebedoras, un aumento del 14 % del riesgo significa que su riesgo de desarrollar cáncer de mama es un 14 % mayor que el de alguien que no bebe.

Para empezar, toda mujer estadounidense tiene un 12 % de riesgo de padecer cáncer de mama, solo por el hecho de ser mujer. Esto se traduce en aproximadamente 1 de cada 8 mujeres.

Sí, alrededor de 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama en su vida. Es malísimo. Piénselo. Probablemente tenga más de 8 amigas y familiares mujeres.

Así que, tomar una bebida al día aumentará el riesgo inicial del 12 % en un 14 %, lo que elevará su riesgo personal a cerca del 13,8 %.

Podría decir “¡Eh, eso es solo un 2 % más! ¡No hay de qué preocuparse!”. Pero…

Como hemos dicho antes, en pequeñas cantidades, como 1 bebida al día, el aumento del riesgo de cáncer de mama no es enorme. Pero está ahí, y el riesgo aumenta con cada bebida. Cada año, entre 9000 y 22 000 mujeres desarrollarán cáncer de mama debido al consumo de alcohol (lea el estudio aquí), y eso no es poca cosa.

¿Qué es lo que dice la investigación?

Si examina todos los estudios que existen sobre el alcohol y el cáncer de mama en todo el mundo y durante 30 años, verá que los investigadores han encontrado diferentes cantidades de riesgo para 1 bebida al día. Así, un estudio encuentra que es el 7 % y otro estudio casi el 17 %. Esa es la naturaleza de la ciencia observacional. Más de 100 estudios han analizado el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer de mama en las mujeres y todos ellos han descubierto que el riesgo de cáncer de mama aumenta a medida que se incrementa el consumo de alcohol. Nadie puede decir con absoluta certeza cuál es el riesgo exacto, pero sí conocemos el rango. También sabemos qué estudios son científicamente más rigurosos (mejores) y cuáles menos. Es a partir de los estudios más rigurosos y del rango de riesgo (10 % hasta casi 17%) que llegamos al 14 %. Hay menos datos sobre lo que ocurre si bebe esos 7 tragos de golpe, pero algunos estudios sugieren que el riesgo podría ser incluso superior al 14 % si bebe cinco o más tragos a la vez, o como se llama más comúnmente, consumo intensivo de alcohol. Puede leer estos estudios aquí y aquí. Vamos a resumir dos estudios importantes que hemos analizado y a proporcionar los enlaces para que usted también pueda consultarlos.

Estudio 1

Un metaanálisis (término elegante para tomar un montón de estudios y combinar sus datos en un gran estudio) de 53 estudios mostró que las mujeres que bebían más de 45 gramos de alcohol al día (aproximadamente 3 tragos) tenían 1,5 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no bebían. Y el metaanálisis descubrió que, por cada 10 gramos de alcohol consumidos al día, eso es menos de una bebida para nosotros los estadounidenses (¡nuestras bebidas suelen tener 14 gramos!), había un aumento del 7 % en el riesgo de cáncer de mama. Esto se traduce en un riesgo de alrededor de 10 % por cada bebida en los Estados Unidos. Lea el estudio usted misma.

Estudio 2

El Estudio del Millón de Mujeres en el Reino Unido (que incluyó a más de 28 000 mujeres con cáncer de mama) descubrió que el riesgo de cáncer de mama aumentaba un 12% en un consumo bajo y moderado, cada 10 gramos de alcohol consumidos al día. Esto se traduce en un riesgo de alrededor de 17% por cada bebida en los Estados Unidos. Lea el estudio usted misma.

¿Qué significa todo esto?

El alcohol es malo para usted. ¡Ufff!

Pero no solo es malo porque aumenta el riesgo de cáncer de mama, sino porque provoca 7 tipos diferentes de cáncer, como el de boca, garganta, esófago y colon. ¡Puaj!

Sí, pero todo causa cáncer. ¿Cuál es el punto?

Bueno, el punto es que beber es algo que puede controlar. No puede controlar cosas como el hecho de haber nacido mujer, o sus genes, o el momento en que tuvo la menstruación; todas estas cosas aumentan su riesgo de cáncer de mama (conozca más sobre los riesgos que no puede controlar en nuestra página  Recursos).

Pero sí puede controlar la cantidad que bebe. Así que, ¿por qué no controlar lo que sí puede?

No estamos diciendo que deje el alcohol por completo, aunque si lo hace ¡la aplaudimos! Solo decimos que beba menos por sus senos.

Ellos se lo agradecerán.

Contents